PERSONAJES

El Chavo

Es un niño de 8 años de edad, tierno, inocente, bromista, soñador, sensible, sentimental y con gran imaginación. Pero también es metiche, curioso, imprudente, distraído y necio. Reclama la paciencia de quien convive con él y siempre tiene hambre.

Doña Florinda

Es una mujer estricta, amante del orden, la limpieza y la disciplina. Tiene aires de grandeza y desprecia un poco al resto de los vecinos por considerarlos parte de la chusma. Poco paciente y con mal genio; muestra, sin embargo, dulzura y serenidad ante su hijo.

Quico

Es un niño sobreprotegido y consentido, vanidoso, impaciente, malicioso y egoísta.
Se distingue por sus cachetes inflados, y su modo de caminar con las puntas de los pies hacia adentro y las rodillas chuecas.

Quico

Es un niño sobreprotegido y consentido, vanidoso, impaciente, malicioso y egoísta.
Se distingue por sus cachetes inflados, y su modo de caminar con las puntas de los pies hacia adentro y las rodillas chuecas.

Profesor Jirafales

Es un maestro con verdadera vocación y fe en la humanidad, aunque un tanto vanidoso de su saber. Hombre romántico y soñador, el Profesor Jirafales corteja a Doña Florinda, a quien visita frecuentemente y obsequia un “humilde ramo de rosas”.

Don Ramón

Es afectuoso, ingenioso y de gran corazón, aunque explosivo y poco paciente; cínico, siempre endeudado, frecuentemente está en busca de empleo. Hace grandes esfuerzos por ser cariñoso y paciente con los niños.

Doña Clotilde

Mejor conocida como la Bruja del 71. Es una mujer solitaria, un poco anticuada, misteriosa, enamorada y algo intolerante, sobre todo con los niños que viven en la vecindad; aunque siempre es amable y atenta con su eterno amor Don Ramón que vive en el número 72.

Don Ramón

Es afectuoso, ingenioso y de gran corazón, aunque explosivo y poco paciente; cínico, siempre endeudado, frecuentemente está en busca de empleo. Hace grandes esfuerzos por ser cariñoso y paciente con los niños.

Doña Clotilde

Mejor conocida como la Bruja del 71. Es una mujer solitaria, un poco anticuada, misteriosa, enamorada y algo intolerante, sobre todo con los niños que viven en la vecindad; aunque siempre es amable y atenta con su eterno amor Don Ramón que vive en el número 72.

Godínez

Es un niño distraído e inocente que vive en su propio mundo. Aficionado y fanático de los deportes, único tema de conversación que conoce.

Ñoño

Es un niño muy estudioso y aplicado. Es presumido, pero no egoísta. A pesar de ser tan gordo, es realmente ágil y se defiende de las burlas de sus compañeros a panzazos.

La Popis

Es una niña boba, vanidosa y femenina, ingenua y consentida, que vive cuidando su apariencia física (no juega para no ensuciarse la ropa). Carga siempre con su muñeca Serafina a la que trata y cela casi como a una hija.

Jaimito

Es un viejito tierno, cansado y mañoso, que reparte correspondencia en una bicicleta que nunca monta. Le gusta rememorar el pasado, y particularmente le gusta recordar Tangamandapio, su pueblo natal.

Sr. Barriga

Es un hombre risueño y bonachón, vive de las rentas de sus propiedades, mismas que cobra con gran dificultad. Sufre constantemente las consecuencias de las travesuras y torpezas de los niños de la Vecindad, quienes a veces en juegos de palabras ingeniosos, convierten su apellido en adjetivo. Su hijo, Ñoño, es a su vivo retrato, su gran orgullo y su adoración.

Jaimito

Es un viejito tierno, cansado y mañoso, que reparte correspondencia en una bicicleta que nunca monta. Le gusta rememorar el pasado, y particularmente le gusta recordar Tangamandapio, su pueblo natal.

Sr. Barriga

Es un hombre risueño y bonachón, vive de las rentas de sus propiedades, mismas que cobra con gran dificultad. Sufre constantemente las consecuencias de las travesuras y torpezas de los niños de la Vecindad, quienes a veces en juegos de palabras ingeniosos, convierten su apellido en adjetivo. Su hijo, Ñoño, es a su vivo retrato, su gran orgullo y su adoración.

Paty

Es una niña frágil, tierna, estudiosa y muy educada, es la calculadora y reflexiva del grupo. No le gusta meterse en problemas, así que cuando advierte peligro de sufrir algún castigo, prefiere no participar de la travesura.

Gloria

Es una mujer de 35 años de edad. Atractiva, amable, culta, con preparación y experiencia como secretaria ejecutiva. Trabaja en un despacho de arquitectos como recepcionista. Aunque ella tiene la capacidad y conocimientos para desarrollar otros trabajos de mayor responsabilidad, por ahora es el empleo que pudo conseguir y consecuentemente un salario no muy bueno. Vive en la vecindad con su sobrina Paty.